19 diciembre 2009

Reformas Fiscales

En los países del Euro, al estar la política monetaria en manos de BCE, a los gobiernos nacionales sólo les queda la fiscalidad como instrumento para reaccionar ante los vaivenes de la economía.

En el marco de la crisis internacional actual, tras la aprobación ayer por las cámaras del paquete de reformas impulsado por Angela Merkel en Alemania y en comparación con el aprobado recientemente por el gobierno español, vemos que ante una misma situación global, las soluciones locales propuestas pueden ser, no ya diferentes, sino radicalmente opuestas.

Fruto de las medidas de reducción de impuestos aprobadas por el gobierno alemán se estima que en el próximo ejercicio los ciudadanos de aquel país dispondrán de 8.500 millones de Euros adicionales para tomar sus decisiones de gasto y/o ahorro.

En el caso español, tras el aumento impositivo aprobado, su gobierno estima que se detraerán de los bolsillos de los ciudadanos españoles unos 15.000 millones de euros, con el fin de que sea el estado el que disponga de ellos, quizás, de manera más eficiente.

Llama especialmente la atención, dentro de estos paquetes de medidas, que mientras el primer emisor de turistas del mundo, Alemania, ha decidido reducir el IVA a los hoteles del 19% al 7%, el tercer receptor del mundo, España, haya decidido incrementarlo del 7% a 8%.

Tras la aprobación de la reforma alemana, Joachim Poss el experto fiscal del Partido social-demócrata en el parlamento calificó la votación como: ”una victoria del sinsentido fiscal”. En términos no muy distintos, pudimos escuchar a la oposición conservadora española refiriéndose a la reforma impulsada por el gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero.

Como siempre será el tiempo el que dará o quitará razones, así que, sigamos con atención la evolución cifras macroeconómicas de ambas naciones y, de manera particular, la variación porcentual de las pernoctaciones en establecimientos hoteleros.

No hay comentarios: