16 mayo 2010

Gracias Zapatero

El Presidente del Gobierno Español, Sr. Rodríguez Zapatero puede que, muy a su pesar, pase a la historia como uno de los grandes políticos de la época reciente.

En el marco de una crisis internacional, gracias a su sectarismo, igualitarismo trasnochado y ceguera política aunados con una inconmensurable falta de honestidad y principios, España y la Europa del Euro van a tener que afrontar los cambios que, de no haber sido por su intervención, hubieran quedado dramáticamente pospuestos.

En el ámbito nacional, el recorte del mal llamado estado de bienestar, la eliminación de una legislación laboral franquista, la reconsideración del gasto autonómico y la extinción de alguno de los últimos monopolios ( loterías, estancos, farmacias, taxis….) parece que, salvo un repentino e inesperado ataque de decencia por su parte, se realizarán bajo su mandato.

Estas reformas están pendientes desde hace más de 20 años y el Partido Popular no se atrevió a realizarlas aún contando con mayoría absoluta, pero claro, de un partido que habla de liberalismo cuando el líder es un inspector de hacienda, de lo social cuando lo es un registrador de la propiedad y que cuenta como uno de sus líderes al Alcalde de la ciudad de Madrid, que es el ente administrativo de la nación cuya deuda más ha crecido en los últimos años, tampoco hay que esperar grandes cosas.

Desde un punto de vista práctico también hay que señalar las grandes ventajas de que estas medidas sean tomadas por un gobierno de ¨izquierdas¨ pues nos ahorraremos parte de las irascibles y probablemente violentas respuestas de sus paniaguados sindicatos y representantes del ¨mundo de la cultura¨.

A nivel europeo parece que se han dado cuenta que Euro y disciplina fiscal tienen que ir de la mano y que la existencia del primero es imposible sin lo segundo. Es posible que también se percaten los rectores de la vieja Europa de que quitar dinero a los países ¨ricos¨ para dárselo a los ¨pobres¨ solo sirve para hacer a los ricos... pobres y a los pobres... golfos (sus gobernantes, por favor que ningún sufrido contribuyente se sienta aludido).

A este Presidente que tantas cosas buenas ha propiciado y va a seguir propiciando, tras manifestarle mi agradecimiento tan sólo me quedaría hacerle una última petición:

Que Dña.Trinidad Jiménez nos permita seguir echando un cigarrito con el café.

1 comentario:

Marcos Isaac dijo...

lo que comenzó como una partición de los beneficios (bienestar), ha acabado como una repartición de la deuda, Bendito ZP y su Socialismo!