21 mayo 2010

La Extraña Alianza

En los últimos años en las naciones occidentales se está dando, sorprendentemente, un proceso de convergencia entre los liberales y los cristianos, particularmente los católicos.

Lo califico de sorprendente porque tras la segunda guerra mundial, en mi opinión, las corrientes mayoritarias del pensamiento cristiano se encontraban mucho más próximas a la socialdemocracia y el intervencionismo que hacia el liberalismo:

-Los idearios de los partidos de la ¨democracia cristiana¨ en lo económico abrazaban con entusiasmo la ideas Keynesianas

-La encíclica Populorum Progressio del Papa Pablo VI en 1967, bajo mi punto de vista se acerca mucho más a tesis socialistas que a ideas liberales.

-Incluso en ámbitos académicos de la Iglesia Católica, donde tuve la suerte de recibir mi formación universitaria se respiraba un ambiente que hoy no dudo en calificar de socialista. Recuerdo del profesor Cuadrón, que me impartió clases durante tres años de Pensamiento Social Cristiano, sus claras ideas socialistas, su obsesión con el Grupo de Bilderberg o la ¨Trilateral¨ y su afición por los jerseys estilo Evo Morales… ¨defectos¨ que sin duda eran perdonables dada su honestidad, educación y bonhomía.

Esta situación, considero, empieza cambiar cuando, la historia, el azar o… Dios? hace coincidir en el tiempo a tres personajes: Juan Pablo II, Ronald Reagan y Margaret Thatcher o en palabras de John O´Sullivan El Presidente, El Papa y la Primer Ministro, libro que desde aquí me atrevo a recomendaros.

Pienso que estos tres líderes consiguen en gran medida cambiar la opinión de mucha gente ante el ¨glamouroso socialismo¨ y en particular el Papa traslada al ámbito católico creo que por primera vez,  de una manera clara y rotunda, la esencia liberticida del socialismo.

Siendo trascendentes estos cambios, creo que, lo que finalmente sirve de detonante para que se produzca ésta que llamo extraña alianza, es la postura de las izquierdas ante el renacido, que no nuevo, fenómeno del islamismo agresivo, habiendo hecho del mismo un aliado en su inquina antiamericana y antiliberal y su, cada vez más indisimulado, odio ante los valores de las sociedades cristianas.

A liberales y católicos o muchos cristianos nos siguen separando muchas cosas, entre otras, anticoncepción, divorcio, enseñanza religiosa con dinero público, parejas homosexuales e incluso en el caso de la ¨América Profunda¨ el creacionismo. Pero ante una amenaza a la libertad  del nivel que se viene gestando en los últimos años por parte del social-islamismo, parece que esta alianza puede consolidarse…. Superado el peligro seguro que volvemos a pelearnos cordialmente.

Gracias a UTECO, Gandalflevieux y curro pues nuestra ciberconversación de ayer ha inspirado este post

No hay comentarios: