01 junio 2010

Leyes Omnipotentes. Políticos Impotentes

El Presidente Obama ha dicho esta mañana, con la solemnidad que le caracteriza, en referencia al desastre del vertido de petróleo en el Golfo de Méjico:

"Si nuestras leyes no son suficientes para impedir tal contaminación, las leyes deberán cambiar. Si las instancias de control (gubernamentales) no pudieron hacer aplicar estas leyes, las instancias de control deben ser reformadas".

Sr. Obama, no existe ley terrenal o divina que impida esa contaminación…, ni los asesinatos, ni los accidentes de tráfico, ni tan siquiera que la gente escupa en la calle.

Las leyes no impiden nada, son los encargados de hacer cumplir esas leyes. los que, obligados por otras leyes, tienen que ¨impedir¨.

Recuerda al chiste de la segunda guerra mundial en el que un soldado alemán le dice a otro:

¨No comprendo por donde han escapado los prisioneros, en este lado hay una valla y en el otro, un cartel que pone prohibido el paso¨.

La segunda parte, y al hilo de lo anteriormente citado, quizás es aún más chocante, ¿no es el Presidente de los EEUU el responsable máximo de esas instancias de control?

Parece que el Presidente, y no es la primera vez, establece una distancia entre la gestión gubernamental y su majestuosa figura.

Sr. Obama , que sí, que es Ud. el Presidente desde hace un año y medio, por el bien de los EEUU y de buena parte del mundo, por favor créaselo.

No hay comentarios: