18 noviembre 2011

Cierre de Campaña: Discurso de Dios en Las Ventas

Casi ninguno le votaríamos, pero es interesante para una "jornada de reflexión".

Extraído del libro "La tournée de Dios" (1932) de Enrique Jardiel Poncela (1901-1952).

...¿Adonde vais con vuestra libertad, con vuestra igualdad? ¿Cómo aspiráis a ser iguales si yo os he hecho diferentes? ¿Cómo aspiráis a ser libres si yo os he hecho esclavos? Si uno es valiente y otro es cobarde, si uno es torpe y otro es inteligente, si unos sois hermosos y otros sois feos, si unos sois fuertes y otros débiles, si unos audaces y otros tímidos, si unos sois ambiciosos y otros no tenéis ambiciones, si unos estáis sanos y otros estáis enfermos, si unos nacéis esbeltos y otros nacéis contrahechos. . ¡decidme, necios!, ¿Cómo vais a ser iguales? Lucharéis, forcejearéis, asesinaréis, destruiréis para crear la igualdad, y cuando os parezca que la habéis creado, los valientes, los audaces, los fuertes, los ambiciosos, los sanos, los inteligentes dominarán de nuevo a los cobardes, a los tímidos, a los débiles, a los que no tengan ambición, a los enfermos y a los torpes... Y advertiréis que la igualdad SOLO era un sueño... 

Y en cuanto a la Libertad, palabra hueca, concepto utópico, deseo iluso, ¿qué libertad pretendéis, si seguís —y seguiréis por los siglos de los siglos— siendo esclavos de las pasiones, de los vicios, de las virtudes, de las costumbres, de vuestro propio organismo, del Dolor, de la atmósfera respirable que os rodea y de Mí, en último término. . . ¡de Mí que soy la Naturaleza, la Tempestad, el Tifón, el Rayo, el Fuego, la Galerna!.. .

¿A qué libertad aspiráis, ¡oh tontos inconmensurables, si unos ojos de mujer o la palabra balbuciente de un niño os atan y os dominan, os empujan y os conducen? ¿A qué libertad aspiráis si un papirotazo mío, si una inundación, si un ciclón, si un terremoto, si una guerra, si una plaga os pueden dejar tan desnudos y desvalidos como al salir del vientre de vuestra madre? ¿A qué libertad aspiráis cuando basta una parálisis o un simple reuma para haceros presos años y años en un sillón, en un pobre, en un humilde, en un triste sillón? ¡Ja, ja, ja, ja, ja! ¡Bobos y mil veces bobos! Vuestras ideas están en pugna con los principios eternos de la Naturaleza y todos sucumbiréis en esa lucha, absurdamente desigual.

No hay comentarios: