31 enero 2012

Las Empresas No Pagan Impuestos

Al calor de la reciente discusión sobre el establecimiento de una tasa o impuesto sobre las transacciones financieras, popularmente conocida como Tasa Tobin, conviene recordar el principio básico de que las empresas NO pagan impuestos.

Cuando se establece un impuesto a cualquier actividad empresarial, el mismo será pagado, en este orden, por sus clientes, sus proveedores, sus trabajadores y en último caso sus accionistas, ya sean "directos" o "indirectos" en tanto que titulares de Fondos de Inversión o Planes de Pensiones que invierten en la empresa.

El único Fin de los gestores de una empresa, y por cuyo logro reciben sus sueldos, es hacer más ricos a sus propietarios, bien es cierto que para conseguirlo utilizan Medios mas "nobles": desde tener satisfechos a clientes y trabajadores, hasta asumir una responsabilidad social o incluso medioambiental.

De esta manera, ante un nuevo impuesto, se  trasladará su coste al precio del producto o servicio ofertado por la empresa, tan solo en mercados muy competitivos y con muchos actores, quizás alguno "mirará en otra dirección" con el fin de paliar este nuevo "gasto" y, quizás, con ello podría "arrastrar" a  sus competidores 

Este "mirar en otra dirección" consiste en mitigar los efectos de este impuesto tratando de reducir los costes, en primer lugar los de sus aprovisionamientos y en segundo lugar los del "factor trabajo".

Tan solo si las tres primeras "soluciones" fueran imposibles de llevar a cabo, es cuando finalmente este impuesto sería pagado por los accionistas de la empresa mediante una reducción de sus beneficios. Y no hay que olvidar que en el caso que nos ocupa, la Tasa Tobin, en el mundo desarrollado, accionistas de las entidades financieras  de manera directa o indirecta, somos una buena parte de los ciudadanos.

Cuando se hable de imponer nuevas cargas fiscales a las empresas, piénsatelo dos veces antes de aplaudir la idea.