18 febrero 2012

Fin de Semana: España Sigue Siendo Diferente

María Magdalena. Jules Lefebvre. 1876
Con casi un 25% de desempleo que alcanza un 50% entre los jóvenes, tras una subida de impuestos que coloca los tramos superiores en el territorio de la confiscación y con una reforma laboral, para mi corta, aunque sin duda, mas que larga para un importante sector de la sociedad española, a ningún observador le hubiera extrañado demasiado que en los días transcurridos del 2012, hubiera "volado" algún que otro "cóctel Molotov" en España.

Por hastío. resignación, conformismo, sensatez o pragmatismo, elegid lo que queráis, lo cierto es que el año se venía desarrollando en un entorno de "calma social", que ha causado sorpresa a algunos comentaristas internacionales y sin duda tristeza, cuando no indignación, a prominentes pensadores de la "progresía" hispánica.

Ayer  volaron los primeros "cócteles" y por no ofender a los presuntos autores del hecho no me atrevo a llamarlos "Molotov" sino mas bien, "Torquemada", afortunadamente no estallaron puesto que sus fabricantes seguramente son mas duchos en la utilización del hierro candente que en la de los líquidos y sólidos inflamables que con gran maestría suelen manejar  los stalinistas.

No volaron a causa del paro, contra "los mercados", contra unos impuestos leoninos, contra una supuesta pérdida de los "derechos de los trabajadores", volaron por que a un galerista de arte se le ocurrió realizar una exposición de fotografía en la que figuraban imágenes que combinan el erotismo con la iconografía religiosa, imágenes que. demostrando el interés del propietario y del encargado de la galería por no "herir sensibilidades"  no se podían ver desde la vía pública.

Momentos después del "ataque" se congregó un grupo de personas llamando a acabar con la "blasfemia", que, según ellos, suponen dichas fotografías, y prometiendo seguir congregándose regularmente en el futuro para rezar un rosario como acto  "de desagravio".

Por cierto que buena parte de los "liberales patrios", que se movilizaron, y con razón, como un solo hombre, cuando el diario danés Jyllands Posten publicó, publicación que vino seguida de polémica, amenazas e incluso violencia, una serie de caricaturas de Mahoma, una de ellas con una bomba en el turbante, apoyando al periódico y  clamando por la defensa la libertad de expresión, hoy guardan un no menos clamoroso silencio...Ah, se me olvidaba decir que quienes en aquel entonces criticaban la caricaturas y decían que había que "respetar" al Islam hoy no se manifiestan igual  respecto de la Fe Católica.