04 febrero 2012

Fin de Semana: Observadores Internacionales

Acabo de leer el informe emitido por el responsable de la Liga Arabe de la misión de "observación" realizada en Siria por parte de ese organismo internacional los pasados meses de Diciembre y Enero. El informe completo, en inglés, cortesía de la Universidad de Columbia, lo podéis leer aquí.

Mas allá de los hechos descritos y conclusiones vertidas en el mismo, que también son interesantes, lo que ha llamado mi atención de manera significativa es, en el apartado que recoge los principales obstáculos con los que se encontró la misión, la sincera exposición de las carencias de los denominados "expertos" que realizan esta clase de misiones. Si bien es cierto que es algo que muchos afirmamos, lo que sorprende es un reconocimiento tan claro de esta situación por parte de un organismo de esta naturaleza. Quizás, llegar a la conclusión de que la Liga Arabe es mas seria en este tipo de asuntos que la Unión Europea, ONU, Cruz Roja..., sería precipitado, pero afirmar que el jefe de la misión, Muhammad Ahmad Mustafa Al-Dabi, se atreve a decir lo que casi siempre se oculta, es una realidad innegable y debe ser motivo de reconocimiento.

Algunas de las consideraciones recogidas en el informe: 

-Algunos de los expertos designados no estaban capacitados para asumir la responsabilidad y no contaban con experiencia anterior en este campo.

-Un numero de observadores era de edad avanzado y otros tenían problemas de salud que les impedían realizar sus cometidos.

-22 observadores declinaron completar la misión por razones personales.Algunos ofrecieron razones infundadas... mientras que otros tenían una "agenda personal"

-Algunos observadores en diversas zonas pidieron que la calidad de su alojamiento fuera similar al disfrutado por los que estaban en Damasco o una compensación financiera por la diferencia de estándares en los hoteles disfrutados.

-Algunos de los observadores, desafortunadamente, creyeron que su viaje a Siria era un "viaje de placer" y estaban, consecuentemente, sorprendidos por la realidad de la situación. No esperaban ser asignados a equipos o ser estacionados fuera de la capital o asumir las dificultades que encontraron.