06 febrero 2012

Mi Madre y Angela Merkel

Acaba de declarar Dña. Angela: "Nos negamos a reconocer una quiebra de Grecia.  No podemos aceptar eso".


Inmediatamente me ha recordado a mi madre:

Los que me conocéis hace tiempo sabéis que sufrí de una alopecia extremadamente prematura. Mala genética, excesos de juventud o vaya usted a saber…

También sabéis que es algo que nunca me molestó especialmente, puesto que las preocupaciones estéticas  nunca han ocupado una parte significativa de mi tiempo.

Pero, ah!! mi pobre madre, un hijo tonsurado a la tierna edad de 18 años mientras los hijos de sus amigas lucían frondosas cabelleras.

Como no fui tan mal hijo como podría parecer, me sometí con una, extraordinaria en mi, paciente sumisión a visitas a dermatólogos, peluqueros de moda, tratamientos con “champuses”, ampollas y minoxidiles varios que además costaban una fortuna. No obstante mi sumisión, cabezón como soy, no dejaba de insistir:

“Madre, hay dos maneras de quedarse calvo: Gratis y Pagando”

El resultado de los esfuerzos económicos por parte de mi madre y los míos por aguantar semejante coñazo salta a la vista.

Los esfuerzos de Dña. Angela son similares y el resultado será el mismo.

No me atrevería a afirmar de manera definitiva la mala genética de Portugal, España o Grecia pero sus excesos están fuera de toda duda

*Aunque este comentario ya lo remití  como correo hace algún tiempo a "los amiguetes", creo que la declaración amerita su repetición en Caribbeanomics